Turning Forty

 

At times it’s like there is a small planet
inside me. And on this planet,
there are many small wars, yet none
big enough to make a real difference.
The major countries—mind and heart—have
called a truce for now. If this planet had a ruler,
no one remembers him well. All
decisions are made by committee.
Yet there are a few pictures of the old dictator—
how youthful he looked on his big horse,
how bright his eyes.
He was ready to conquer the world.

– Kevin Griffith

 

Llegar a los cuarenta

Cada tanto parece que un pequeño planeta
girase en mi interior. Y que en ese planeta
se pelearan muchísimas batallas, si bien ninguna
capaz de provocar una real conmoción.
Los países principales (la mente, el corazón)
han llamado a una tregua. Si alguna vez aquí
hubo algún soberano, nadie puede acordarse.
Todo ahora se decide por consenso.
Pero aún quedan un par de fotos del antiguo dictador:
¡Qué joven se lo ve montado en su corcel!
¡Qué brillo hay en sus ojos!
Listo para salir a conquistar el mundo.

[versión de Daniela Camozzi]

 

Cumpleaños cuarenta

A veces siento que dentro de mí
hay un pequeño planeta. Y en él
se libran muchas guerras, aunque no hay
grandes batallas que cambien la historia.
Las potencias principales —mente y corazón—
por ahora están en tregua. Si este planeta
tuvo un monarca en otros tiempos,
nadie lo recuerda bien. Todas las decisiones
se toman en asamblea.
Pero aún quedan algunas fotos del antiguo dictador:
qué joven se veía montado en su caballo,
qué chispeantes sus ojos.
Se preparaba para conquistar el mundo.

[versión de Isadora Paolucci]